Seis ejercicios de respiración para niños


Respiramos de forma automática, sin detenernos en cómo estamos llevando a cabo esa respiración. ¿Es profunda, abdominal, clavicular? Una buena respiración es clave para la salud, por eso es importante enseñarle a los niños diferentes técnicas de respiración. Les dejamos seis ejercicios de respiración para niños que puedes hacer con ellos.

Entre las beneficios de la respiración en los niños contramos que: regula la frecuencia cardíaca, mejora la circulación sanguínea, calma las emociones, favorece el metabolismo, aumenta la capacidad pulmonar, libera tensiones y relajar a los niños muy nerviosos.

Estas técnicas te vendrán también muy bien si practicas mindfulness con tus hijos, una actividad que recomendamos ya que es muy beneficiosa para su bienestar y desarrollo.

 

 

1. Hacer burbujas

Cuando soplas burbujas, tu boca, labios y los músculos respiratorios pueden participar en un estilo de respiración llamado “respiración con labios fruncidos”, el mismo gesto que utilizamos para soplar velas. Este ejercicio, además de ser divertido para los pequeños, los ayuda a controlar el flujo de aire, ya que deben soplar suave y mantener la exhalación para que salgan las burbujas.

La exhalación con labios fruncidos agota más a fondo el aire “detenido” en los pulmones, dejando espacio para aire fresco.

2.Respirar como si olieras una flor

La inspiración profunda que realizamos al querer oler la fragancia de una flor es un ejercicio perfecto para practicar respiración con los más pequeños. Inhalar profundamente por la nariz como si quisiéramos descifrar los aromas de la flor (sí, con ojos cerrados y todo) y expulsar por la boca a modo de suspiro, como si dijéramos “Mmm.. qué rico huele”. Enséñale a repetir la inspiración-expiración unas diez veces.

3. Contando los tiempos

La respiración por tiempos es una técnica básica para que los niños se inicien de una forma sencilla en este mundo. Pueden ponerla en práctica desde muy pequeñitos, cuando aprendan a contar o con la guía de un adulto o un hermano. Consiste en inspirar por la nariz mientras contamos hasta 4, detenerse contar hasta 1 y exhalar también en cuatro tiempos.

Esta técnica puede ir avanzando a medida que el niño va dominando los tiempos. Luego se pueden aumentar los intervalos a 5-1-5, 5-2-5, y más tarde a 6-2-6.  Es decir, inspirar en 6 tiempos, detenerse durante 2 tiempos y exhalar en 6 tiempos. Todo por la nariz.

 

Image-1

4. Tapando un agujero de la nariz

Un buen ejercicio para controlar el flujo de aire que entra a los pulmones es tapar los agujeros de la nariz con los dedos índices de forma alternativa. Tapar el izquierdo mientras hacemos una respiración, y luego tapar el derecho mientras hacemos la siguiente y así varias veces.

5. La técnica del globo

Otro ejercicio muy interesante, pero esta vez para trabajar la respiración abdominal es la técnica del globo. El niño debe estar colocado boca arriba con los brazos a los lados y las piernas estiradas. Tienen que meter aire por la nariz y hacerlo llegar hasta el abdomen. Tienen que imaginar que su abdomen es un globo que tienen que inflar, y al exhalar expulsarán todo el aire por la boca hasta vaciar el globo.

Pueden colocar una mano sobre el abdomen, o un objeto, para que se den cuenta como sube y baja con cada respiración.

6. Respiración de elefante

Es una técnica muy dinámica y divertida para los más pequeños que les divertirá mucho hacer. El niño tiene que estar de pie, con las piernas abiertas y los brazos delante del pecho con las mano entrelazadas, como si fuese la trompa de un elefante. Al inspirar, levantar los brazos hasta la altura de la cabeza y al inspirar bajar los brazos abiertos dejándolos caer hacia los lados. Repetir el movimiento 4 o 5 veces.

 

 

 

  • 2016-03-29

YOU MIGHT ALSO LIKE

Mindfulness para niños
May 08, 2018